Es una de las marcas que apuestan día a día por la investigación y el desarrollo con el fin de solucionar problemas dermatológicos a sus usuarios. La base de su composición es un agua termal que brota en el municipio del mismo nombre y que es de utilidad pública desde 1897. Los productos de La Roche-Posay han sido probados por dermatólogos en pacientes con piel atópica o reactiva, en ensayos clínicos.

Página web